Otra pionera en la ciencia y en la protección del medio ambiente y la salud humana: Rachel Carson

Hoy conmemoramos el 107 aniversario del nacimiento de Louis Carson y el 52 aniversario de su obra más destacada, Primavera Silenciosa, referencia para todos los actores -desde el ámbito ecologista, pasando por el político, hasta el técnico y/o de investigación-  implicados en la defensa del medio ambiente.

El mes pasado podíamos leer un magnífico artículo sobre R. Carson en la web “Cuaderno de Cultura Científica” en el que se afirmaba que, el trabajo que desarrolló fue tan importantre que contribuyó “a la creación, años después de su muerte, de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, la conocida EPA, a controlar el uso del DDT y de otros pesticidas, a la celebración del Día de la Tierra, a las leyes que se dictaron en muchos países del planeta sobre pesticidas, insecticidas, fungicidas, rodenticidas y productos similares y, en fin, al desarrollo del movimiento filosófico y político que hoy llamamos ecologismo”.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Rachel_Carson

Nacida en 1907, en Pittsburgh (Pensilvania), Estados Unidos, Rachel Carson aprendió a apreciar la naturaleza junto a su madre. Desde niña se le inculcó amor por la literatura y la escritura. Con apenas 11 años, llegó a publicar su primer artículo en una revista infantil. Más tarde, ingresó al Colegio Chatham para estudiar literatura inglesa, pero su amor por la ciencia la llevó a titularse en Biología por la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. No pudo hacer el doctorado y seguir en la investigación, como ella quería, y enseñó durante varios años. En 1936 comenzó a trabajar en el Servicio de Pesquerías del gobierno, conocido posteriormente como  el Servicio de Pesca y de la Vida Silvestre. Fue una de las dos únicas mujeres que, en la época, dicha administración contrató en este nivel profesional.

La mayor parte de sus libros fueron inicialmente publicados como ensayos y artículos para diversas revistas, entre los que encontramos: Bajo el viento del mar (1941), El mar que nos rodea (1951) y El borde del mar (1955).

En 1958, Carson y a raíz de una carta que recibiera de unos amigos del Cabo Cod en la que describian cómo el rociado aéreo del DDT había matado numerosos pájaros en las tierras de las que eran propietarios, decidió alertar sobre los peligros de estas sustancias y comenzó a gestar Primavera Silenciosa. Tras cuatro años de investigación meticulosa ve publicado su primer capítulo en el verano de 1962 en la revista New Yorker. Fue bien acogido, tanto por la población como por los medios de comunicación y tras intervenciones en televisión y en varias comisiones del Congreso, en las que reivindicaba la estructuración o creación de una “comisión sobre pesticidas” o algún tipo de organismo regulatorio para proteger a la gente y al medio ambiente contra los peligros químicos, se iniciaron fuertes movimientos medioambientales que dieron lugar en 1970 a la creación de la Agencia de Protección Ambiental, siendo prohibido en 1972, el DDT.

El DDT (dicloro-difenil-tricloroetano) fue sintetizado por primera vez en el año 1874, pero no fue hasta 1939 que se descubrieron sus propiedades insecticidas, por Paul Herman Mueller. Se caracteriza por ser un compuesto muy persistente en el medio ambiente, al igual que sus productos de degradación (metabolitos). Con una alta tendencia a la bioacumulación en los seres vivos, la exposición a estas sustancias se ha relacionado con efectos sobre el feto, con la disrupción hormonal, con efectos a largo plazo en el sistema nervioso y con disfunciones hepáticas. El DDT es además muy tóxico para los organismos acuáticos y las aves.